Blog

Delito de blanqueo de capitales

Delito de blanqueo de capitales

Blanqueo de capitales a todos nos parece un delito lejano o abstracto, pero son constantes las operaciones que “lavan” o “limpian” el dinero resultado de operaciones ilegales.

Este hecho hace circular el dinero en el mercado bajo una sombra delictiva y sin darnos cuenta, con consecuencias negativas para toda la sociedad.

Qué es el blanqueo de capitales

El blanqueo de capitales es un acto de adquisición, conversión o transmisión de bienes con objeto de encubrir su origen ilícito.

Se introduce en el tráfico legal los beneficios en forma de dinero o de capital de un patrimonio obtenido mediante la comisión de un delito.

Muy simplificado, responde a esta serie: acto delictivo, obtención de capital e inversión del capital mediante negocio legal.

El delito de blanqueo de capitales se castiga autónomamente por atentar contra la correcta circulación de capital en el mercado.

Una parte de la Doctrina experta opina que castigar este acto es desmesurado, porque escondería una doble incriminación: una, la del delito que se comente y otra, la posterior acción de “limpiar” (así, Del Carpio Delgado, Blanco Cordero o Martínez-Buján Pérez).

Grandes penalistas como el profesor Muñoz Conde, sostienen apreciar un concurso de delitos entre el delito inicial y el blanqueo como lo más correcto. Uno que atenta contra el bien jurídico específico del delito y, el segundo, que atenta contra la Administración.

Saber qué es el blanqueo de capitales no es tarea fácil, porque a veces podemos estar en supuestos en los que se está actuando de manera inadecuada socialmente hablando, pero sin intención de ocultar o encubrir un origen ilícito de dinero o patrimonio.

Por ejemplo, el caso de un abogado que cobra sus honorarios con dinero procedente de un delito, no está claro si está blanqueando dinero, al menos no tan claro como cuando si lo que ha hecho es asesorar o cooperar con alguien sobre cómo blanquear capitales y recibe las ganancias directas del hecho delictivo.

Sobre esta apasionante temática, hay numerosos artículos de grandes expertos penalistas que podemos consultar.

Regulación del delito de blanqueo de capitales

Regulación del delito de blanqueo de capitales

En sus inicios, el delito de blanqueo de capitales se ha vinculado al narcotráfico y así se recogía expresamente en el Código Penal, en los artículos 301 y siguientes.

Para cubrir las lagunas que quedaban en lo que se refería al enriquecimiento derivado de otros delitos como la malversación de caudales públicos y otros de tipo socioeconómico, se reformó el articulado del código mediante Ley Orgánica (15/2003) y se amplió el ámbito de protección a los bienes procedentes de la comisión de cualquiera de esos delitos, lo que supone hoy una protección mucho más amplia más allá de los delitos de tráfico de drogas.

Su regulación se combina con la adaptación reglamentaria de leyes como la 10/2010, sobre prevención del Blanqueo de Capitales y de la Financiación del terrorismo, y las constantes directivas europeas (como la 2015/849), por lo que hay que realizar un estudio conjunto de todas estas normas en cada supuesto de hecho.

Cuál es la pena del delito de blanqueo de capitales

La pena para el blanqueo de capitales se establece en el artículo 301 del Código Penal, indicando prisión de seis meses a seis años y multa de tanto al triplo del valor de los bienes, para lo cual deberá previamente determinarse el valor económico de los mismos.

Tipos cualificados:

  • Supuestos de jefes, administradores o cabecillas de organizaciones: se aplica la pena superior en grado.
  • Inhabilitación para el ejercicio de la profesión, de tres a seis años.
  • Inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión de tres a diez años: en casos de empresarios, intermediarios en el sector financiero, facultativos, funcionarios públicos, trabajadores sociales, docentes o educadores en el ejercicio de su cargo.
  • Supuestos de inhabilitación absoluta, de diez a veinte años, si se realizan en el ejercicio de actividades de autoridad.
  • Supuestos de personas jurídicas: pérdida de subvenciones o ayudas públicas, o de derechos a gozar de beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante el tiempo que dure la mayor de las penas privativas de libertad impuesta. También se puede acordar la clausura del local o establecimiento (por un tiempo inferior a cinco años).

 Como hemos analizado, el delito de blanqueo de capitales es un delito tan complejo como presente en nuestra sociedad.

Y debemos tener claro que, lo que en principio se nos presenta como una abstracta y lejana protección a la Administración no es sino la constante lucha para proteger nuestra seguridad en el mercado, nuestra tranquilidad en las transacciones y el buen hacer en las operaciones financieras. 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu número y cualquier comentario que necesites y te llamaremos lo antes posible. Muchas gracias.

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Comentario

    Acepto los   términos y condiciones .