Blog

¿En qué consiste la prejudicialidad penal?

En que consiste la prejudicialidad penal

La prejudicialidad penal implica que un proceso civil, laboral o contencioso administrativo se puede suspender hasta que concluya un procedimiento o investigación penal cuya resolución lo afecta.

La idea que sostiene la prejudicialidad es que la resolución en el procedimiento penal es un requisito previo imprescindible para la continuidad del proceso en el que surge.  Para que se aplique la prejudicialidad penal, es un requisito que la decisión penal sea determinante para resolver el juicio civil, laboral o administrativo.

En casos de decisión de prejudicialidad penal, la actuación de un abogado especialista puede ser clave para los resultados del juicio principal.  En algunas situaciones sugerirá presentar un recurso, en otras aconsejará acompañar la interrupción del juicio. Su conocimiento de los efectos de una u otra condición en los resultados contribuirá a que su cliente evite perjuicios.

¿Qué pasa si el proceso civil se inicia antes que el penal?

Los procesos penales siempre tienen preferencia. En caso de que el juez que atiende una causa considere necesaria la prejudicialidad penal, no se tiene en cuenta si el caso penal es anterior o posterior al procedimiento de la otra jurisdicción. Si la vía penal afecta la esencia del otro asunto civil, siempre tendrá preferencia. Así lo establece el Artículo 3 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

La devolución en la prejudicialidad penal

En el orden jurídico español se aplica el principio de la no devolución. Esta regla permite que el tribunal que está procesando un asunto se pronuncie sobre un tema prejudicial, aunque no sea de su ámbito, sin devolverlo a la jurisdicción correspondiente.

En el caso de que el asunto prejudicial sea penal, no se aplica esta regla. El caso deberá ser llevado al juzgado de lo penal competente y se esperará su sentencia. Así lo establece el artículo 10.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

¿En qué tipo de procedimientos puede surgir la prejudicialidad penal?

Como estamos viendo, la prejudicialidad penal puede presentarse en el ámbito civil, laboral, penal, administrativo.  En todos los casos, el proceso se suspende, el asunto se resuelve en la jurisdicción penal, y después de que lo penal se resuelva, el procedimiento anterior continúa.

Para que las actuaciones en los procesos se suspendan por prejudicialidad penal, deben existir dos requisitos básicos:

  • Alguno de los hechos investigados se presume vinculado a una causa delictiva o criminal. El asunto en cuestión se resolverá primero en el ámbito penal, antes de continuar con el proceso en curso.
  • La resolución penal puede tener impacto decisivo en la causa civil, laboral, contencioso-administrativa.

La suspensión del proceso será temporal, aunque continuará la tramitación mientras se espera la resolución penal.  La interrupción del proceso siempre se realizará antes de la sentencia. La carga de la prueba resuelta en la prejudicialidad penal, es responsabilidad de la parte que la solicitó.

¿Se puede recurrir la suspensión de un proceso por prejudicialidad penal?

La prejudicialidad penal puede afectar a una de las partes de un proceso. ¿En qué puede perjudicar?

  • La suspensión del proceso provocará demoras en la resolución de caso y prolongará el tiempo que se tarda en llegar a una resolución. Esta condición puede resultar perjudicial si una de las partes espera una resolución rápida
  • Los costos se incrementan. La prolongación del proceso civil, laboral o contencioso administrativo, supone aumento de pagos de honorarios de abogados y de expertos, y de otros costes relacionados con el proceso.
  • Es posible que, si se suspende un procedimiento por prejudicialidad, se puedan distorsionar o perder acuerdos y negociaciones entre las partes.
  • A todo esto se suma la incertidumbre y la ansiedad de la parte que espera finalizar el proceso lo antes posible.

La persona perjudicada por la interrupción del proceso tiene el derecho a presentar un recurso.  Por lo tanto, si un juez o un tribunal decidió sobre la prejudicialidad de un asunto penal, se podrá recurrir ante un juez o tribunal de superior jerarquía.

¿Cuál es el procedimiento para recurrir una interrupción de proceso por prejudicialidad penal?

El artículo 41 de la Ley de Enjuiciamiento Civil menciona los recursos que se pueden interponer cuando se decide suspender un proceso por prejudicialidad penal.

Si bien el procedimiento para recurrir la decisión sobre prejudicialidad puede variar según la jurisdicción, en general se cumplen los siguientes pasos:

1. Notificación

La parte interesada debe ser notificada de la decisión de prejudicialidad penal.

2. Presentación del recurso

El interesado, generalmente representado por un abogado especialista, preparará el recurso en el que incluirá argumentos y pruebas que respalden la reclamación. Lo presentará ante la instancia superior correspondiente.

3. Decisión

El tribunal actuante emitirá una decisión sobre el recurso de prejudicialidad. Esta decisión puede confirmar, modificar o revocar la decisión original.

¿Cuándo se entiende finalizado el proceso penal de la prejudicialidad?

La cuestión prejudicial penal se considera resuelta cuando se ha alcanzado una decisión final en relación a los hechos o alegaciones que son objeto de la prejudicialidad.

La decisión puede ser:

  • Se imponen castigos al imputado.
  • Se declara la ausencia de responsabilidad penal del acusado.
  • Poner fin a la investigación o al procedimiento penal por falta de pruebas o prescripción del delito.

Una vez que la cuestión prejudicial penal ha sido resuelta, se continúa el proceso relacionado con los mismos hechos. La instancia penal puede tener un impacto en el proceso civil, incluyendo la responsabilidad penal de una de las partes.

¿Qué diferencias hay entre la prejudicialidad penal y las cuestiones incidentales en un juicio civil?

Hay cuestiones incidentales que surgen durante un proceso civil que no son temas de prejudicialidad penal. Prejudicialidad y cuestiones incidentales son conceptos diferentes.

Las cuestiones incidentales son las que surgen durante un proceso principal que deben ser resueltas durante el transcurso del mismo proceso.  Casos de cuestiones incidentales son la competencia de un juez, la admisión de pruebas, la resolución de algún conflicto entre las partes.  Se trata de asuntos que no están relacionados con un proceso penal en curso, sino con cuestiones secundarias del mismo proceso.

A pesar de sus diferencias, ambas pueden afectar el desarrollo y la duración de un proceso.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu número y cualquier comentario que necesites y te llamaremos lo antes posible. Muchas gracias.

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Comentario

    Acepto los   términos y condiciones .