Blog

Reclamar una indemnización por tetraplejia en accidente de tráfico

Cómo reclamar una indemnización por tetraplejia en accidente de tráfico

Experimentar una tetraplejia a raíz de un accidente de tráfico no solo altera la vida de la víctima, sino que también impacta significativamente a sus seres queridos. Este tipo de lesión es extremadamente limitante y provoca secuelas irreversibles, que afectan tanto al individuo como a su entorno. En este sentido, la búsqueda de reclamar una indemnización por parte de la víctima está llena de obstáculos. La principal barrera suele ser la propia empresa aseguradora. Dado que las compensaciones tienen una cuantía elevada, las compañías tienden a buscar formas de minimizar sus responsabilidades económicas. En el cálculo de la indemnización que procede, es importante contar con el asesoramiento de un abogado especializado.

La tetraplejia y su impacto

La tetraplejia, una de las lesiones más graves en la columna vertebral, resulta ser irreversible en la mayoría de los casos. Aunque algunos logran cierta movilidad tras intensos periodos de rehabilitación, esta lesión implica la parálisis parcial o total de las extremidades y el torso, debido a una lesión en la médula espinal.

En general, cuando la lesión afecta a las vértebras C1-C5, la persona afectada requerirá cuidados de por vida, incluyendo apoyo médico constante. En cambio, si afecta a las vértebras C6-C7, aunque el daño es grave, la necesidad de cuidados intensivos puede disminuir con el apoyo adecuado.

Tras sufrir una tetraplejia debido a un accidente de tráfico, la compañía de seguros del responsable del accidente se convierte en la entidad obligada a asumir la correspondiente indemnización.

Además, la compañía debe abordar otros perjuicios, ya sean físicos o materiales, que hayan surgido como consecuencia del siniestro, brindando así una respuesta integral al afectado.

Gastos por pérdida de autonomía

La atención post accidente, incluyendo hospitalización, tratamientos farmacéuticos y otros gastos sanitarios, debe ser cubierta para garantizar la calidad de vida del afectado. Estos gastos, considerados como parte de lesiones temporales graves, pueden ser indemnizados directamente a los servicios de salud pública.

Las prótesis y órtesis, esenciales para el paciente a largo plazo, son resarcidas directamente al afectado. A diferencia de los gastos sanitarios, estos elementos y los costos asociados a la rehabilitación domiciliaria y ambulatoria son compensados de manera directa al lesionado.

La ley establece excepciones en el pago de indemnizaciones, como cuando el afectado está internado de forma permanente en un centro de atención sanitaria con gastos asumidos por la institución. Así mismo, cuando, a pesar de no estar internado, cuenta con el compromiso vitalicio de atención por parte del centro de salud.

Primera parte de la indemnización

Toda persona afectada por tetraplejia a causa de un accidente tiene el derecho de reclamar una indemnización. Este derecho se extiende a cualquier individuo que sufra una lesión temporal debido a un accidente de tráfico. Las cuantías indemnizatorias se calculan por cada día transcurrido desde el siniestro hasta la estabilización médica de las lesiones.

La primera parte de la indemnización implica el pago de los días transcurridos entre el siniestro y la fecha del alta por estabilización de las lesiones. En este sentido, el Baremo establece categorías de perjuicio personal (básico y particular). Se clasifican como moderadas, graves y muy graves, cada una con una asignación económica específica.

En casos de tetraplejia, los días de curación suelen ser muy graves o graves, ya que la víctima suele pasar la mayoría del tiempo hospitalizada o en la UCI. El Baremo también contempla la indemnización de las operaciones quirúrgicas necesarias, con montos variables según el número y tipo de intervenciones.

Los importes para la indemnización están detallados en el Baremo, el cual ha sido actualizado cada año, con un incremento del 8,50% en el caso del año 2023.

Segunda parte de la indemnización

La segunda parte de la indemnización aborda las secuelas funcionales o estéticas que persisten una vez estabilizadas las lesiones temporales. Estas secuelas, convertidas en daños permanentes, se valoran según la zona de la columna afectada.

La valoración de las secuelas funcionales se realiza asignando puntos según la gravedad y la ubicación del daño en la columna vertebral. Desde la vértebra C1 hasta C4 se otorgan 100 puntos, indicando ausencia total de movilidad.

Entre C5 y C6, con algo de movilidad, se asignan entre 96 y 98 puntos. Para daños entre C7 y C8, con movilidad de extremidades superiores, la secuela oscila entre 93 y 95 puntos.

En lesiones graves como la tetraplejia, también se incluyen varios conceptos en la indemnización por secuelas. Esto abarca daños morales, pérdida de calidad de vida, afectación a familiares, pérdida fetal y perjuicio excepcional, cada uno valorado caso por caso.

El perjuicio patrimonial y la indemnización

Al abordar la indemnización por tetraplejia, se destacan dos aspectos cruciales: el daño emergente y el lucro cesante, los cuales adquieren gran relevancia para el futuro del perjudicado. Calcular estas compensaciones es complejo, pues debe considerarse la gravedad del daño específico y evaluar cada caso individualmente.

La indemnización por lucro cesante busca compensar las pérdidas económicas derivadas de la incapacidad laboral causada por el accidente. La incapacidad parcial, total o absoluta, así como la actividad laboral previa al siniestro, influyen en el cálculo. En caso de incapacidad total, se traduce en la pérdida del 100% de los ingresos.

La actividad laboral previa al siniestro influye en el cálculo del lucro cesante. La Ley 35/2015 establece que se considerarán los ingresos percibidos durante el año anterior al accidente o la media de los obtenidos en los tres años anteriores, si es superior.

Si el lesionado no trabajaba al momento del siniestro, se tienen en cuenta prestaciones de desempleo o, en su ausencia, se utiliza el salario mínimo interprofesional anual.

La extensión del perjuicio

Los familiares de la víctima también se ven afectados y, con frecuencia, se convierten en los principales cuidadores y proveedores de apoyo. Esta situación añade una capa de perjuicio, ya que implica cambios significativos en la dinámica familiar y responsabilidades adicionales.

Un fallo de la Audiencia Provincial de Jaén proporcionó un antecedente significativo. En este caso, la Mutua madrileña fue sentenciada a pagar una renta vitalicia de 4.000 euros mensuales y una indemnización adicional de 1.031.801,87 euros a una niña de 7 años que quedó tetrapléjica por un accidente de tráfico.

Este veredicto se considera pionero, ya que introdujo la idea de una renta vitalicia como parte de la indemnización total. La decisión se fundamentó en la necesidad de cubrir los costos de asistencia futuros de la menor, reconociendo la naturaleza continua y costosa de la atención requerida a lo largo de su vida.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu número y cualquier comentario que necesites y te llamaremos lo antes posible. Muchas gracias.

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Comentario

    Acepto los   términos y condiciones .