Blog

8 consejos para evitar accidentes de tráfico este verano

8 consejos para evitar accidentes de tráfico este verano

La mejor manera de evitar accidentes de tráfico es seguir las buenas prácticas de seguridad vial. La clave está en conducir con la concentración necesaria, evitar distracciones y controlar la ansiedad y las urgencias, que son la principal causa de los accidentes en la actualidad.

Todo conductor tiene que tener en cuenta que en un accidente confluyen tres factores que se relacionan entre sí.

  1. Uno es el factor humano, es decir las condiciones físicas, psicológicas y emocionales del conductor.
  2. Otro factor es las condiciones del vehículo.
  3. El tercero son las condiciones ambientales y de las vías de circulación.

Si bien el conductor no puede tener control sobre el estado del clima y de la ruta, debe tener estos factores en cuenta en sus decisiones a la hora de conducir.

En caso de estar implicados en un accidente, es conveniente llamar inmediatamente a un abogado especialista en tráfico. Este profesional tomará las medidas más convenientes atendiendo a la situación de su cliente para evitar consecuencias negativas y resolver los trámites de indemnizaciones y reclamaciones con las compañías aseguradoras.

8 pautas importantes a seguir para evitar accidentes de tráfico

Analizamos a continuación 8 cosas que puede hacer un conductor para evitar accidentes.

1.  Respetar las normas de tráfico

En la mayoría de los accidentes existen infracciones a las reglas de circulación. Excesos de velocidad, adelantamiento indebido, cambios de carril, falta de señalización al efectuar maniobras, son causas frecuentes de siniestros. Hay que conocer las reglas y respetarlas. Es imprescindible conducir con atención en la ruta y en el tráfico, para reaccionar adecuadamente a diferentes circunstancias sin violentar normas.

2. Evitar el uso de teléfonos móviles

El teléfono no solo ocupa las manos. Aunque se use con el dispositivo de manos libres, es un distractor que se roba la atención del conductor. El interés de quien conduce se centra en la conversación, y lo que ocurre en la ruta pasa a un segundo plano. Por tanto, si mientras se está conduciendo es imprescindible hablar por teléfono, es conveniente parar, estacionar, resolver la contingencia y retomar el viaje después de terminada la llamada.

3. No conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas

El alcohol y las drogas producen efectos nefastos en las personas a la hora de conducir. Reducen la coordinación y los tiempos de reacción. Afectan la toma de decisiones. Hay drogas que pueden hacer que los conductores sean más agresivos, violentos e imprudentes, pues se pierde la conciencia de la realidad.

El consumo de drogas no solo se refiere a las ilegales que se consumen para esparcimiento. También hay que evitar conducir cuando se han tomado medicamentos que provocan sueño o que inciden en los reflejos y reacciones, aunque estén prescritos por un médico. Si el médico ha advertido de este peligro o si en el prospecto del medicamento se hace mención a estos efectos negativos en la capacidad de conducir, se debe evitar conducir.

4. Mantener una distancia segura

Mantener la distancia entre vehículos que circulan en el mismo reduce riesgos de accidentes. El espacio libre que el conductor debe dejar entre su vehículo y el que le precede debe permitir detenerse en caso de frenado brusco sin colisionar con él.  La Dirección de Tráfico recomienda seguir la regla de «3 segundos» para mantener una distancia segura con el vehículo que se tiene delante. Se estima que este es el tiempo mínimo necesario para reaccionar.

Para aplicar esta regla, se elige un punto de referencia en la vía de circulación. Se espera que el vehículo que está adelante pase ese punto de referencia y entonces se cuenta «mil uno, mil dos, mil tres». Si el coche pasa el punto de referencia antes de contar los tres segundos, significa que hay que aumentar la distancia.

Las condiciones de la ruta, el estado del tiempo y la velocidad natural de reacción del conductor, son factores que es necesario tener en cuenta a la hora de considerar la distancia de seguridad al conducir. La niebla, el terreno resbaladizo, la escasa visibilidad por lluvias intensas exigen precauciones especiales en la estimación de las distancias.

5. Atención a los peatones y ciclistas

Los peatones y ciclistas son parte del entorno de la circulación de vehículos.  Constituyen los actores más vulnerables del sistema del tráfico. Un consejo que debe tenerse siempre presente es dar prioridad a los peatones y prestar atención a los pasos peatonales.  Los ciclistas tienen derecho a circular, por lo que hay que respetar su velocidad y dejar suficiente espacio al adelantarlos.

6. Evitar la ansiedad y la pérdida del control emocional

Hay situaciones en el tráfico que pueden generar ansiedad y nervios al conductor. Retrasos, atascos, desórdenes, suelen provocar malhumor y agresividad. Si el viaje es largo y hay niños en el coche, su comportamiento también puede provocar nervios en quien conduce.

El control de las emociones mientras se conduce y evitar comportamientos agresivos permitirá atender a lo que realmente está ocurriendo y concentrarse en la conducción del vehículo. La ira al volante puede llevar a conductas de riesgo y aumentar las probabilidades de un accidente. Por lo tanto, hay que mantener la calma y evitar la agresividad.

7. Evitar conducir cuando se está cansado

El cansancio y la fatiga afectan negativamente la capacidad de concentración y de reacción. La inercia en la ruta puede provocar somnolencia y en un segundo se pierde el control del vehículo. Si el cansancio abruma, lo mejor es detenerse, descansar y hasta dormir unos minutos antes de conducir.

8. Realizar el mantenimiento adecuado del vehículo

Si bien la mayor parte de los accidentes de tráfico tienen lugar por decisiones y errores de las personas en el momento en que conducen, hay algunos que se deben a desperfectos en el vehículo. Por lo tanto, es imprescindible asegurarse de que el vehículo está en buen estado de funcionamiento. En especial, hay que revisar los neumáticos, los frenos, las luces y otros sistemas importantes.

Siguiendo estas sugerencias, este verano se pueden reducir los riesgos de protagonizar un accidente de tráfico. Sin embargo, hay que tener en cuenta que igual puede ocurrir un siniestro por diferentes causas.  En caso de que así sea, se debe recordar que la Dirección General de Tráfico recomienda aplicar el protocolo PAS (Proteger, Avisar y Socorrer).

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu número y cualquier comentario que necesites y te llamaremos lo antes posible. Muchas gracias.

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Comentario

    Acepto los   términos y condiciones .