Blog

¿Cuál es el momento adecuado para contratar un abogado especializado en reclamaciones por accidente de tráfico?

¿Cuál es el momento adecuado para contratar un abogado especializado en reclamaciones por accidente de tráfico?

Ante un accidente de tráfico, es fundamental considerar contratar un abogado especializado. Este profesional puede proporcionar orientación legal, ayudar a entender los derechos del cliente, asistir en la gestión de lesiones, y garantizar que se sigan los plazos adecuados para la reclamación.

Es importante comprender que independientemente de la gravedad del accidente, el proceso de reclamación de indemnización por lesiones y daños puede ser complicado y lleno de incertidumbres.

Contratar a un abogado de accidentes de tráfico es la mejor manera para asegurarse de recibir una indemnización justa por todos los daños sufridos.

Ventajas de contar con un abogado

Al afrontar un accidente de tráfico hay dos aspectos comunes en las reclamaciones: la cuestión de la culpa y la valoración de los daños. En el primer caso, es necesario entender que, según la ley, solo se puede reclamar si la persona no es el único culpable.

Sin embargo, las aseguradoras suelen simplificar esta situación sin considerar los matices que podrían existir. La culpa es un aspecto con muchas variables, pero para las aseguradoras, cualquier duda puede ser motivo para negar el pago.

Por otro lado, las compañías de seguros tienden a valorar los daños a la baja, buscando pagar la menor cantidad posible. En ambos escenarios, la ayuda legal es esencial, pero no necesariamente la que ofrece el propio seguro.

Un abogado experto en accidentes de tráfico tiene la capacidad de enfrentarse de igual a igual con la compañía de seguros, gracias a su dominio de la normativa y su habilidad para aplicarla en la negociación.

Los plazos son clave

Cuando se contacta a un abogado especializado inmediatamente después del accidente, los plazos dejan de ser un problema. El abogado informará sobre todos los plazos relevantes, lo que evitará cometer errores que puedan afectar el derecho a la indemnización.

Es importante entender que algunos plazos son muy ajustados. Por ejemplo, el de las 72 horas para recibir asistencia médica o los 15 días desde el accidente para comenzar el tratamiento de rehabilitación.

Si se decide contactar a un abogado más tarde y no se han tomado medidas para iniciar la rehabilitación, o si la compañía de seguros no ha informado al afectado, podría quedarse sin tratamiento y sin indemnización.

Tipos de casos

Los accidentes de tráfico pueden ser de dos tipos: de baja intensidad o complejos. Cada uno tiene características diferentes y se gestiona de manera específica. Veamos.

Accidente de baja intensidad

Los accidentes de baja intensidad, que son muy comunes, pueden ser un verdadero problema para las víctimas, a pesar de su aparente insignificancia. Esperar para buscar ayuda legal pensando que el siniestro es “menor” puede ser un error grave.

Las lesiones menores, especialmente las relacionadas con la columna vertebral, son particularmente difíciles de reclamar. A pesar de ser consideradas “menores”, la indemnización por esguince cervical, por ejemplo, puede ser difícil de obtener debido a varios factores.

El Baremo de Tráfico contempla específicamente estos tipos de daños y establece requisitos para reclamar indemnización por ellos. Las compañías de seguros aplican estos requisitos de forma muy estricta. En especial el llamado “criterio de intensidad”, que relaciona el caso con la magnitud de los daños materiales.

Sin embargo, esto no siempre refleja el daño real sufrido por la víctima. Es por eso que buscar la asesoría de un abogado independiente es fundamental antes de aceptar lo que diga la aseguradora.

Accidentes complejos

Cuando se trata de accidentes especialmente delicados, como aquellos que resultan en lesiones graves o fallecimientos, la necesidad de ayuda legal inmediata es aún más apremiante. Estos siniestros son extremadamente complejos y traumáticos, ya que las víctimas sufren lesiones severas que alteran profundamente sus vidas.

En tales casos, las indemnizaciones suelen ser significativas, lo que hace que las compañías de seguros actúen rápidamente, pero no siempre en beneficio de la víctima.

El papel del abogado en estas situaciones no se limita únicamente a cuestiones legales, sino que abarca aspectos como la parte laboral, asistencial, médica, pericial y, por supuesto, la parte emocional.

Servicio gratuito

La cobertura por defensa jurídica incluida en la póliza de seguro permite tener al abogado particular de elección propia. Sin embargo, es necesario verificar qué cantidad está cubierta por esta opción, ya que varía según la compañía de seguros. Puede oscilar entre 600 y 3.000 euros, o incluso más.

Esta cantidad designada por la cobertura de defensa jurídica tiene una función específica: cubrir total o parcialmente los honorarios del abogado externo que la persona elija. Sin embargo, si los honorarios del abogado superan la cantidad de cobertura, la compañía solo reembolsará hasta el límite máximo establecido.

Errores comunes

Contratar a cualquier conocido que haya estudiado derecho o a un profesional no especializado en responsabilidad civil derivada de accidentes de tráfico puede terminar en el fracaso de la reclamación.

Es común cometer el error de esperar a que la aseguradora dé una respuesta antes de buscar ayuda legal después de un accidente. Muchas personas confían en que la compañía de seguros cumplirá con su deber y les proporcionará la asistencia necesaria, ya que pagan por un seguro.

Sin embargo, esta confianza puede derivar en largas esperas sin respuestas ni ayuda concretas por parte de la aseguradora.

Reclamar por cuenta propia puede ser un error común tras un accidente de tráfico. A menudo, las víctimas creen que pueden manejar el proceso sin ayuda profesional, confiando en su propio conocimiento o buscando información en línea.

Sin embargo, esto puede llevar a dificultades para enfrentar los argumentos de la aseguradora o calcular adecuadamente la indemnización según el Baremo de Tráfico.

Finalmente, es fundamental entender que una negativa inicial por parte de la aseguradora no cierra las puertas a la reclamación. En muchos casos, es posible impugnar la decisión y buscar asesoramiento legal para defender los derechos y obtener la compensación adecuada por los daños sufridos en el accidente.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu número y cualquier comentario que necesites y te llamaremos lo antes posible. Muchas gracias.

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Comentario

    Acepto los   términos y condiciones .