Blog

¿Qué hacer si el seguro rechaza la reclamación por accidente?

¿Qué hacer si la compañía de seguros rechaza la reclamación por accidente de tráfico?

Si el seguro rechaza la reclamación en un accidente de tráfico no solo puede ser frustrante, sino que también suele tener consecuencias negativas para el patrimonio. Por lo tanto, es importante estar preparado y contar con el respaldo adecuado para enfrentar estas situaciones y garantizar que se respeten tus derechos como asegurado.

En el caso específico de los accidentes de tráfico, es posible que la aseguradora se niegue a pagar la indemnización, alegando diversas causas. Es fundamental que los asegurados conozcan sus derechos y sepan cómo actuar frente a la aseguradora y las autoridades pertinentes.

El rechazo de la reclamación

En caso de que se reciba la notificación de rechazo del siniestro por parte de la aseguradora, es necesario actuar con prontitud. En esta situación, se debe consultar de manera urgente con un abogado de confianza.

Si se ha contratado una cobertura contra todo riesgo, la compañía de seguros deberá cubrir los daños del vehículo. En estos casos no importa quién haya sido el responsable del siniestro.

En el caso de que la responsabilidad no recaiga sobre la persona, es posible reclamar la indemnización por la totalidad de los daños sufridos a la aseguradora del otro vehículo. Esto incluye los daños físicos y psicológicos que se hayan experimentado.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la aseguradora puede rechazar el siniestro por diversas razones. Ante cualquier duda, es recomendable consultar con un especialista para garantizar que la cobertura se aplique de forma correcta.

Motivos del rechazo

Las razones por las cuales la aseguradora puede rechazar una reclamación son, en líneas generales, las siguientes.

Pérdida total del vehículo

Si el daño supera el 80% del valor de mercado del automóvil siniestrado, la aseguradora puede considerar la opción de Pérdida Total. Sin embargo, el asegurado tiene el derecho de cuestionar esta decisión y puede solicitar una evaluación independiente de los daños presentados en su vehículo para garantizar una decisión justa.

Inspección Técnica de Vehículos (ITV) caducada

Aunque la falta de ITV vigente puede resultar en una sanción administrativa, no afecta directamente a la responsabilidad del causante del accidente de tráfico. En este caso, la aseguradora solo puede negarse a pagar la indemnización si demuestra que el siniestro fue causado por un error mecánico del vehículo que era detectable en la ITV.

Concurrencia de culpas

En los accidentes de tráfico puede existir lo que se conoce como concurrencia de culpas. Esto significa que el proceso de reclamación de indemnización puede volverse más complejo, y el porcentaje de indemnización que le corresponde al lesionado puede verse reducido según su grado de culpa en el accidente.

Sin embargo, esto no elimina su derecho a recibir indemnización por los daños sufridos y existen casos especiales como los menores de 14 años a los que se les debe indemnizar el 100% aunque sean los responsables del accidente.

Permiso de conducir

Si el conductor está habilitado para conducir en el momento del accidente, la aseguradora debe cubrir los daños. Lo importante es que esté habilitado para conducir en el momento del siniestro.

Uso del vehículo

Es común que se rechace el siniestro si el vehículo se utiliza con un propósito distinto al declarado al momento de contratar el seguro. Sin embargo, lo que importa es el uso que se le dio al vehículo en el momento exacto del accidente.

Daños materiales mínimos

En ocasiones, las aseguradoras se resisten a pagar la indemnización argumentando que los daños materiales son mínimos, lo que según ellas no podría haber causado lesiones al afectado. Sin embargo, existen diversos precedentes judiciales y estudios médicos que pueden favorecer la reclamación.

La prevalencia de los derechos

Cuando se trata de accidentes de tráfico, pueden surgir situaciones relacionadas con faltas administrativas. Si bien estas no afectan directamente al accidente, deben ser tomadas en consideración.

Por ejemplo, tener el carnet de conducir caducado o no contar con un seguro de responsabilidad civil vigente son situaciones que pueden presentarse. Incluso dar positivo en alcoholemia puede ser una sanción administrativa.

Sin embargo, se debe comprender que estas faltas no impiden que la víctima tenga derecho a recibir una indemnización por el accidente de tráfico. En estos casos, la falta administrativa se traduciría únicamente en una sanción administrativa, ya que no influyó en la dinámica del siniestro.

La reclamación

El plazo para iniciar reclamaciones es de un año, según lo establecido en la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor (LRCSCV). Este plazo comienza a contar desde el momento en que se produce el accidente y cuando se han producido lesiones desde la fecha de alta médica, que es en definitiva cuando se conoce lo que se puede reclamar.

El juzgado competente será el del lugar donde ocurrió el incidente, independientemente del domicilio del asegurado. La reclamación puede ser extrajudicial o judicial. Veamos en qué consiste cada una de ellas.

Reclamación extrajudicial

Cuando una compañía de seguros rechaza responsabilizarse por un accidente, el primer paso es intentar resolver la discrepancia de manera extrajudicial. Esto implica contactar con un despacho de abogados especialista en accidentes de tráfico para que inicie una negociación con la aseguradora.

Es importante redactar la reclamación de manera formal y enviarla a través de un medio fehaciente, como un burofax, para dejar constancia tanto del envío como del contenido del documento. La aseguradora tiene un plazo máximo de tres meses para responder a esta reclamación.

Si la compañía de seguros no responde en el plazo establecido o la respuesta es desfavorable, el siguiente paso sería presentar una reclamación ante la Dirección General de Seguros o acudir directamente a la vía judicial.

Cuando se trata de reclamaciones por accidentes de tráfico, es importante tener en cuenta que es preceptivo formular una reclamación extrajudicial como paso previo a la demanda judicial.

Reclamación judicial

Cuando las reclamaciones extrajudiciales no consiguen resolver el conflicto con la aseguradora, queda abierta la opción de iniciar un proceso legal ante la jurisdicción civil. Esta es una medida que se puede tomar cuando todas las demás vías han sido agotadas y se busca obtener una resolución favorable a través del sistema judicial.

El proceso judicial debe presentarse ante el Juzgado de Primera Instancia correspondiente al lugar donde reside el asegurado. Esta competencia territorial está determinada por ley y no puede ser modificada mediante acuerdo entre las partes. Es importante seguir este procedimiento adecuadamente para garantizar que el caso se tramite en el tribunal apropiado.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu número y cualquier comentario que necesites y te llamaremos lo antes posible. Muchas gracias.

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Comentario

    Acepto los   términos y condiciones .