Blog

Accidente de tráfico con coche prestado, lo que debes saber

Accidente de tráfico con coche prestado, lo que debes saber

Cuando tiene lugar un accidente de tráfico en el que el responsable es el conductor de un coche prestado, la aseguradora del vehículo responsable del accidente responderá por daños y perjuicios. Dicha compañía debe indemnizar a todos los perjudicados, incluido el conductor del vehículo prestado.

Esta es la regla general que se aplica en caso de un accidente de tráfico con coche prestado. Sin embargo, pueden darse diferentes situaciones que irán definiendo las responsabilidades y los resultados. En cualquier caso, siempre la mejor opción es recurrir a los servicios de un abogado experto en accidentes de tráfico.

Posibles situaciones de accidentes de tráfico con coche prestado

Cuando un conductor conduce un coche prestado está expuesto a accidentes de tráfico, como todos los demás usuarios. Pero dada su condición de no ser el propietario del vehículo, es importante conocer cómo se gestionan las reclamaciones de acuerdo con las características del caso concreto.

El culpable del accidente no es el conductor del coche prestado

Es la situación menos complicada, pues no produce graves inconvenientes.  El responsable del accidente deberá asumir las indemnizaciones que correspondan.

La aseguradora de quien provocó el siniestro responderá por daños y perjuicios, por daños materiales y personales de todas las personas que viajen en el vehículo y los daños del propio coche.

El conductor del vehículo prestado también está cubierto, es decir, que por su condición de víctima recibirá las compensaciones que correspondan. Por lo tanto, para estas indemnizaciones no es tan determinante si el conductor es el dueño del coche o no lo es.

El culpable del accidente es el conductor del coche prestado

Esta situación perjudica al conductor del coche prestado, pero el dueño no tendrá problemas si el seguro está en orden. La compañía de seguros del propietario del vehículo será la que asuma los pagos de las indemnizaciones que correspondan, incluida la atención médica de las personas implicadas en el siniestro.

La aseguradora cubrirá los gastos de todos, los del coche que provocó el accidente y los del otro vehículo. Pero no responderá por los daños y perjuicios del conductor del vehículo prestado que provocó el accidente.

Un hijo menor de 25 años conduce el coche registrado a nombre de su padre y provoca el accidente de tráfico

El supuesto de que quien conduce el coche prestado sea un hijo menor de 25 años es un tanto diferente. Cuando el dueño de un coche presta su vehículo a un hijo de esa edad, las aseguradoras son más estrictas y pueden presentar argumentos en contra para las reclamaciones.

El tema pasa porque hay padres que registran a su nombre vehículos de hijos menores de 25 años porque se ahorran dinero en la prima. Los seguros son más caros para los jóvenes y conductores noveles.

En estos casos, la situación dependerá si el hijo menor de 25 años está o no con cobertura de seguro. Las aseguradoras suelen recoger en las pólizas si el seguro cubre o no a los menores de 25 años o a los conductores con pocos años de experiencia.

En la práctica, ante reclamaciones, el Tribunal Supremo en el 2014 emitió una sentencia en la que declara estas cláusulas como nulas y la aseguradora debe responder independientemente de la edad y experiencia del conductor.  Es decir que, finalmente, el resultado beneficiará al conductor y la aseguradora asumirá las indemnizaciones, pero probablemente el camino no será fácil.

El conductor del coche prestado no tiene carné de conducir

Es una situación de gravedad para el conductor. Independientemente de quién haya sido el responsable del accidente, el conductor es responsable penal por este hecho. El hecho de conducir sin carnet es un delito que está regulado en el artículo 384 del Código Penal.

La importancia de lo estipulado en la póliza de seguros

Es importante conocer bien las disposiciones establecidas en la póliza de seguros en el momento de contratarlo. Hay compañías aseguradoras que incluyen cláusulas que establecen condiciones específicas para cualquiera de los casos. Hasta pueden estar eximidas de pagos cuando el conductor no es el dueño del vehículo.

El punto de partida sobre la decisión de qué le toca pagar a quién, siempre es la póliza y concretamente debe recogerse en las condiciones particulares. Y una vez que están firmadas, ya no hay reclamaciones posibles si existen cláusulas que perjudiquen al propietario que prestó el coche. Por tanto, leer bien el documento, la letra grande y la letra pequeña, es necesario para saber con anticipación a qué atenerse en diferentes situaciones, incluida la de prestar el vehículo a un amigo.

¿Puede tener problemas legales la persona que presta el coche a un conductor sin carné si este provoca un accidente de tráfico?

Las consecuencias legales de conducir sin carnet estipuladas en el artículo 384 del Código Penal, establecen sanciones para la persona que conduce. Se prevé pena de prisión de tres a seis meses o multa de doce a veinticuatro meses.  La misma pena se impone a la persona a la que se le haya retirado su carnet de conducir por decisión judicial cuando conduce.

Pero la ley nada dice con respecto al coche. Es decir, que el delito de conducir sin carnet es independiente de que sea un coche propio o prestado. 

Sin embargo, en casos en que se cometa este delito y se produzcan lesiones o daños materiales a terceros, el propietario es responsable civil subsidiario y por lo tanto el propietario que presta su vehículo a una persona que no tiene carnet de conducir, puede verse involucrado en situaciones problemáticas.

¿Qué importancia tiene el tipo de seguro para la respuesta de la aseguradora?

El tipo de seguro contratado determina la cobertura frente a daños y perjuicios en un accidente de tráfico.

  • El seguro a terceros es el más básico, y es el obligatorio de acuerdo con el decreto regulador. La aseguradora se obliga a cubrir todos los daños ocasionados a terceros cuando su asegurado es responsable del siniestro. Este tipo de seguro básico puede extenderse a otros riesgos, como incendios, robos y otro tipo de siniestros.
  • Un nivel más completo de cobertura es el del seguro a todo riesgo. El asegurado con este tipo de póliza cuenta con completa cobertura para daños a terceros y también para los que reciba su vehículo o las personas que viajen en él.
  • También existe el seguro a todo riesgo con franquicia. El asegurado asume parte del riesgo, es decir que, en caso de ser responsable de un accidente, la persona debe pagar parte de los daños hasta el límite del importe fijado en la franquicia.

Es conveniente que quien presta un vehículo conozca las consecuencias si el conductor de ese auto prestado es responsable de un accidente de tráfico.  En caso de que esto ocurra, acudir a un abogado especialista en estos temas es fundamental para resolver de la mejor manera la situación.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu número y cualquier comentario que necesites y te llamaremos lo antes posible. Muchas gracias.

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Comentario

    Acepto los   términos y condiciones .