Blog

Accidente de tráfico con niebla, ¿quién tiene la culpa?

Accidente de tráfico con niebla, ¿quién tiene la culpa

Conducir con niebla exige pericia y muchas precauciones. En caso de accidente de tráfico, puede no ser fácil determinar quién tiene la culpa y es posible que se complique la reclamación de indemnización. Como ocurre con cualquier accidente, la responsabilidad dependerá de las circunstancias del siniestro y de la situación de los conductores.

Posibles situaciones de un conductor en accidente de tráfico con niebla

La niebla complica la resolución en caso de accidente de tráfico. Es un factor que por su naturaleza puede generar visiones diferentes del siniestro. Por lo tanto, se requiere un análisis muy minucioso y exhaustivo de los hechos, análisis que siempre se favorece con el conocimiento técnico y la experiencia.

La reclamación de indemnizaciones depende, precisamente, de este análisis y del establecimiento de responsabilidades.

Un consejo que puede determinar el éxito en la reclamación de indemnización es llamar inmediatamente a un abogado especialista en tráfico. Él asesorará al conductor acerca de las decisiones, declaraciones, y reclamaciones. Recopilará las pruebas, buscará testimonios y guiará todo el proceso para reclamar la indemnización y para determinar las responsabilidades.

¿En qué situaciones puede encontrarse un conductor que protagoniza un accidente con niebla?

  • Que un solo conductor sea culpable del accidente. En este caso está claro a quién hay que reclamar.
  • Que existan culpas compartidas o concurrencia de culpas. Las aseguradoras intentarán eximir a su asegurado de responsabilidad. Harán lo posible por demostrar que la culpa es del otro conductor. Hasta que no se resuelva este asunto no se pagarán indemnizaciones. Habrá que negociar mucho.
  • Que uno de los conductores no tenga responsabilidad en el siniestro, pero hay dificultades en determinar quién es el culpable.

Hay accidentes en los que queda claro que un conductor no tiene culpa, pero no se logra definir quién es el responsable y, por tanto, no se sabe a quién reclamar. Esto ocurre especialmente cuando hay más de dos vehículos involucrados en el siniestro, cosa frecuente en casos de niebla.

En esta situación, habrá más de dos compañías de seguros involucradas, y cada una intentará evitar tener que pagar indemnizaciones. Por lo tanto, intentará atribuir la responsabilidad a alguno de los otros conductores implicados.

En todos los casos, si no existe precisión en la determinación del responsable del accidente, no será posible reclamar y, si se reclama, será un proceso complicado y largo. Para que una reclamación llegue a buen fin para quien reclama, es necesario que la culpa del siniestro pueda demostrarse.

Consejos para conducir con niebla

Conducir con niebla supone precauciones y estrategias que reduzcan los riesgos de accidentes.  Los consejos básicos cuando hay niebla y baja visibilidad son:

El conductor debe sentirse lúcido y con buenos reflejos

Este consejo es válido siempre que se requiera conducir, pero es especialmente útil en caso de niebla. Si el conductor está muy cansado o con falta de horas de sueño, será mejor que evite conducir.

Utilizar las luces adecuadamente

Los vehículos disponen de focos antiniebla delanteros y traseros que deben ponerse en funcionamiento. No deben utilizarse las luces largas, porque la niebla producirá un efecto amplificado del deslumbramiento a los demás conductores.

Atención a la velocidad

Es imprescindible reducir la velocidad para adaptarla a las condiciones climáticas y de tráfico. Circulando a baja velocidad, se podrán realizar las maniobras necesarias para evitar accidentes ante imprevistos provocados por la niebla.

Mantener distancia de seguridad

Los accidentes múltiples en cadena son muy frecuentes en días de niebla. Pueden evitarse si se mantiene distancia que permita frenar y evitar la colisión.

Posicionarse siempre a la derecha y evitar adelantar en rutas de doble circulación

La niebla puede impedir detectar vehículos que transiten en sentido contrario. Por lo tanto, deberían evitarse los adelantamientos. Mantenerse a la derecha es el mejor consejo para evitar choques frontales.

Es conveniente guiarse por la línea continua marcada en la ruta, si la hay.  Las maniobras bruscas o cambios de carril pueden ser causa de accidentes.

Escuchar atentamente

El conductor permanecerá atento a los sonidos, que pueden compensar las dificultades de visibilidad que provoca la niebla. Sonidos de sirenas de ambulancias o de bomberos, o bocinas de otros conductores, son avisos de que hay que extremar los cuidados en la ruta.

Mantener parabrisas y ventanillas limpias

El empañamiento y las manchas en los cristales del coche reducen aún más la visibilidad.

Detener el coche fuera de la ruta si no hay visibilidad

Puede haber sectores de la ruta en los que la niebla sea tan densa que impida totalmente la visibilidad. En estos casos, es conveniente detener el coche en un lugar seguro, especialmente si el tráfico es intenso. La marcha se retomará cuando las condiciones climáticas o de circulación mejoren.

El consejo general es extremar las medidas de seguridad cuando se conduce en la niebla. Mantener la concentración y la calma es vital en esta situación. Todos los factores indicados serán evaluados a la hora de determinar la responsabilidad en el siniestro.

¿Qué debe hacer un conductor que tiene un accidente de tráfico con niebla?

Las acciones inmediatas al siniestro son las mismas que cuando se protagoniza cualquier accidente de tráfico. Estacionamiento seguro con luces encendidas, auxilio a personas afectadas, aviso inmediato a la Policía. También es importante recopilar todas las pruebas que demuestren cómo se realizó el siniestro.

El atestado policial siempre es valioso para resolver los accidentes de tráfico, pero en caso de presencia de niebla, es fundamental. Hay que asegurarse que la existencia de niebla esté registrada en el parte policial, y que se la considere un factor de importancia que incidió en el siniestro.

Además, la estimación de la indemnización depende del Baremo de Tráfico, y es el abogado especialista quien conoce cómo manejar esta norma.

Un abogado profesional será de gran ayuda a la hora de tratar con la compañía aseguradora. El accidente de tráfico con niebla suele tener complicaciones extra que exigen pericia y experiencia.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu número y cualquier comentario que necesites y te llamaremos lo antes posible. Muchas gracias.

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Comentario

    Acepto los   términos y condiciones .