Blog

Accidente de tráfico sin atestado ni presencia policial

Accidente de tráfico sin atestado ni presencia policial

El inicio de una reclamación por un accidente de tráfico sin atestado ni presencia policial implica superar una serie de obstáculos que complicarán el cobro de la indemnización.  El proceso será más largo y complejo que en los casos en los que las partes firmaron el parte amistoso o en los que actuó la policía y se elaboró el atestado.

Pero a pesar de esas complejidades, siempre será posible transitar el camino de la reclamación. Recibir una indemnización por los daños y perjuicios que han sufrido en el accidente en base al baremo de tráfico es un derecho de las víctimas, y ese derecho no se pierde por falta de atestado.

¿En qué situaciones puede ocurrir la falta de atestado y de presencia policial en un accidente?

El caso normal en el que los protagonistas de un accidente de tráfico no acuden a las autoridades policiales es cuando se firma del parte amistoso en accidentes en el que no existen víctimas graves o mortales.

En este documento, el conductor responsable suele reconocer su culpabilidad y así lo declara. Ambas partes firman el parte. Cuando responsable y víctima dan la misma versión de los hechos, la ausencia de parte amistoso o de atestado no es importante.

El parte amistoso implica que los conductores están de acuerdo con el reconocimiento de responsabilidades. Por tanto, se iniciarán las negociaciones con la aseguradora.

Se pondrán sobre la mesa las propuestas de cuantías y comenzarán las negociaciones, que culminará con el cobro de la indemnización acordada. Es una situación en la que no se presentan graves problemas, más allá de las diferencias entre las cuantías a cobrar.

Pero el asunto se complica cuando no se llama a la policía y no se elabora el atestado.  Hay situaciones en las que la presencia policial y el atestado no son obligatorias. Por ejemplo, accidentes sin lesionados, firma de parte amistoso, accidentes con vehículos que no están en movimiento, daños materiales mínimos.

Otra causa de falta de atestado es la fuga de uno de los conductores.  Para que se elabore un atestado completo, es necesario que se acredite la existencia de los involucrados. Si uno de ellos desapareció, lógicamente el atestado no puede recoger todas las opiniones. Por lo tanto, aunque la policía esté presente, no contará con las versiones acerca del accidente que requiere el atestado policial.

¿Cuál es la consecuencia de que no exista atestado en una reclamación por accidente de tráfico?

El atestado policial es un documento en el que la policía que interviene después del accidente de tráfico detalla lo que ha ocurrido. Su función es contribuir a la investigación, identificar a los implicados, culpables y víctimas y aclarar los hechos.  Convocar a la policía es obligatorio en casos en los que hay heridos o fallecidos.

El atestado un documento útil tanto para las aseguradoras como para el juez, especialmente cuando no coinciden los testimonios de los afectados.  Por tanto, la falta del atestado realmente es un inconveniente para las reclamaciones.

¿Quién asume el problema de la falta de atestado? Es un problema para la víctima, pues deberá acudir a otras pruebas y evidencias que muestren los hechos si pretende cobrar la indemnización que le corresponde.  Por el contrario, el conductor responsable podrá negar su responsabilidad y sostener que no tuvo culpa en el siniestro.

¿Qué puede hacer la víctima para obtener la indemnización sin el atestado policial?

El gran desafío de la víctima de un accidente en el que no existe atestado ni parte amistoso es acreditar la responsabilidad de la otra parte. La compañía de seguros del culpable se negará a pagar las indemnizaciones. Argumentará que su cliente no se reconoce culpable y que no existen documentos de las autoridades que determinen esa culpabilidad.

En esta situación, el único camino posible es iniciar una reclamación judicial. ¿Qué puede hacer la víctima para proceder a reclamar legalmente la compensación que le corresponde?

Contratar a un abogado

Un abogado especializado en accidentes de tráfico orientará a la víctima acerca de la mejor forma de proceder. Le ayudará a entender sus derechos y le presentará sus opciones. Además, ante un proceso judicial representará al reclamante y se ocupará de los detalles del procedimiento. En estos casos en los que no es sencillo probar la responsabilidad en el accidente, la intervención de un abogado es imprescindible para obtener éxito en la reclamación.

Recopilar pruebas

Es necesario reunir todas las evidencias que respalden la reclamación.  Para probar la responsabilidad de la otra parte, pueden ser muy útiles las fotografías del lugar del siniestro, los testimonios de testigos que presenciaron el accidente de manera casual. El abogado podrá ocuparse de organizar estas pruebas para adjuntar a la reclamación.

Junto a lo anterior, acudir a un perito es una acción muy recomendable. Este experto analizará detenidamente las circunstancias del accidente. Elaborará un informe pericial que puede presentarse como evidencia. Este informe pericial es fundamental cuando no existe atestado ni parte amistoso.

Acudir a revisión médica

Antes de que transcurran 72 horas de ocurrido el accidente, la víctima debe acudir a los servicios de urgencias para ser asistido.  Este plazo es muy importante para el reconocimiento de lesiones personales que pueden originar una reclamación de indemnización.

El equipo médico emitirá un informe recogiendo de lesiones causadas en el siniestro, documento necesario para el cálculo de la cuantía de la indemnización.  En la reclamación se incluirá este certificado, otros registros médicos, facturas de reparación de vehículo, recibos de gastos relacionados con el accidente, entre otros documentos.

Negociar con la aseguradora

Es conveniente negociar con la aseguradora de la otra parte. Para ello se le hará llegar toda la evidencia y la documentación recopilada. Se presentará la reclamación en base a estas pruebas.

Presentar la denuncia

La reclamación de indemnizaciones en un accidente de tráfico en el que no existe parte amistoso ni atestado, suele ser compleja. Es probable que resulte un fracaso si queda librada a un inexperto.

Un abogado especialista defenderá los intereses del reclamante frente a la aseguradora y acompañará en todo el proceso de reclamación. Marcará el paso a paso del procedimiento que permitirá superar los obstáculos y garantizar los derechos de la víctima.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu número y cualquier comentario que necesites y te llamaremos lo antes posible. Muchas gracias.

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Comentario

    Acepto los   términos y condiciones .