Blog

Accidentes de tráfico por nieve en la calzada

accidente de trafico por nieve en calzada

En épocas del año frías como en invierno, el clima puede mostrarse de muchas formas. Desde temperaturas muy bajas, incluso con ventiscas, hasta nieve, granizo o placas de hielo en las vías. Condiciones atmosféricas que, salvo algunos casos leves, son adversas y requieren de tomar unas medidas específicas por parte del conductor con el fin de evitar accidentes de tráfico por nieve en la calzada.

Estas medidas específicas  vienen recogidas en el Reglamento General de Circulación.

Alumbrado obligatorio en condiciones meteorológicas que disminuyan la visibilidad

Según lo dispuesto en el artículo 106 de la anterior norma citada, cuando concurran condiciones ambientales que disminuyan la visibilidad será obligatorio el uso de alumbrado. Por ello, ante el inicio de una nevada será obligatorio cumplir con lo citado.

  • Disminución sensible de la visibilidad. Cuando sea leve y no dificulte de forma importante la observación del conductor, solo será necesario encender la luz de corto o largo alcance. Alternativamente, se puede usar la luz antiniebla delantera, incluso, de forma aislada.
  • Disminución especialmente desfavorable de la visibilidad. Si la situación conlleva una dificultad considerable para ver a los demás vehículos o usuarios de la vía se hará uso de la luz antiniebla trasera. Esta será acompañada siempre de las luces que correspondan, corto o largo alcance, en base al contexto y atendiendo a la normativa.

La obligatoriedad de usar este alumbrado en condiciones adversas viene motivada por la disminución y prevención de riesgos de circulación. Se vela por la seguridad del ciudadano, indicándole los recursos para facilitar su movilidad.

De producirse un accidente de tráfico por no llevar encendido el alumbrado correspondiente, la culpa se atribuye al sujeto infractor. A este respecto, según las consecuencias del accidente vial podría suponer un delito o, únicamente, una infracción administrativa, prevista en el artículo 76.e de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

Sin perjuicio de lo dispuesto, siempre habrá que atender a las circunstancias especiales que hayan producido el siniestro.

Cumplimiento de los niveles de circulación y señales previstos para días con nieve

Por su incidencia, resulta interesante centrarse en todo lo que las nevadas y ventiscas llevan aparejado. Es tal su gravedad que la legislación ha creado protocolos y señales específicas para estos sucesos atmosféricos.

Señales dirigidas a la circulación con nieve en la calzada

Se pueden encontrar algunas señales relativas a la conducción en situaciones de nevada o ventisca. Estas serían, por un lado, la P-33 referente a la visibilidad reducida a causa del fenómeno atmosférico. Y, por otro lado, la P-34 creada para avisar al conductor de la existencia de pavimento deslizante producido por hielo o nieve.

Junto a las mismas, también existen otras como las que complementan a las señales verticales, como la S-890, que avisa de nevadas y otras condiciones ambientales. Aun así, la más conocida y que trae consigo una obligación es la R-412. Una indicación que obliga al sujeto a usar cadenas para nieve. De lo contrario, deberá darse la vuelta y no acceder a las vías en las que se necesita.

Señales dirigidas a circulacion con nieve en calzada

El incumplimiento de las mismas puede conllevar una infracción. Esta infracción puede ser administrativa, lo que conlleva la imposición de una sanción económica, o en los casos más graves puede dar lugar a responsabilidad penal.

En los sucesos en los que el accidente de circulación se produjese a causa de una mala o inexistente señalización, la Administración Pública titular de la vía es responsable patrimonial de los daños y perjuicios ocasionados. Ello motivado en la falta de diligencia a la hora de asegurar buenas condiciones de seguridad en la vía de la que es titular.

Niveles cromáticos para circular en nevadas y ventiscas

El Reglamento de Circulación incluye cuatro niveles de dificultad para extremar la precaución en estos sucesos:

  • Nivel negro: circulación prohibida. La carretera está cubierta por la nieve con un espesor que la hace intransitable. Debido al riesgo de que los vehículos queden inmovilizados, se prohíbe la circulación por las vías afectadas.
  • Nivel rojo: precaución máxima. Aunque se puede circular, es verdaderamente difícil el tránsito. En base a esto, se prohíbe la circulación de camiones, vehículos articulados y autobuses. Aquellos vehículos que sí puedan transitar deberán usar las cadenas para nieve e ir a una velocidad máxima de 30 km/h.
  • Nivel amarillo: precaución moderada. En este supuesto, la nieve comienza a acumularse en la calzada, por lo que los conductores deberán extremar precauciones. Tanto camiones como vehículos articulados tendrán prohibida la circulación por los lugares alterados por el temporal de nieve. Asimismo, los autobuses, motocicletas y turismos no deberán rebasar los 60km/h, a fin de evitar deslizamientos.

En estos casos, la adherencia de los neumáticos ya se ve reducida. Por ello, se hace necesario una distancia de, al menos, 70 metros con los demás vehículos.

  • Nivel verde: recomendaciones de circulación. La nieve aún no se ha convertido en un verdadero problema. Los usuarios deberán ser prudentes en todo momento. Se recomienda circular a máximo 100 km/h en autovías y autopistas y a 80 km/h en las demás carreteras. Los camiones y vehículos de grandes dimensiones no podrán adelantar y tendrán que transitar por el carril derecho.

Sino se cumple lo estipulado en estos niveles, es muy probable que se acabe poniendo en peligro la vida e integridad física de otras personas. Las medidas están elaboradas desde perspectivas profesionales, buscando el bienestar de la población.

Una velocidad elevada o poca distancia entre vehículos puede provocar graves accidentes de tráfico, especialmente si existe nieve en la calzada. Además, es habitual que haya conductores imprudentes que no duden ni un segundo en adelantar y superar las velocidades reglamentarias. Más de una vez, hemos podido presenciar en televisión la dificultad de las quitanieves para acceder a la zona con dificultades de tránsito. En muchas ocasiones, por el mal actuar de algunos usuarios de la vía.

Un accidente vial en estas condiciones puede provocar tanto daños materiales como lesiones que deriven en una indemnización para quien los sufre. Si ha sufrido un accidente de tráfico, no dude en ponerse en contacto con un despacho de abogados especializado en accidentes de tráfico para que le ayude a formular la reclamación.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu número y cualquier comentario que necesites y te llamaremos lo antes posible. Muchas gracias.

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Comentario

    Acepto los   términos y condiciones .