Blog

Indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral

Indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral

En un accidente de tráfico las víctimas pueden sufrir diferentes tipos de lesiones. Algunas hacen necesaria la baja laboral. Otras no impiden trabajar, por lo que la víctima acude a su lugar de trabajo y cumple sus tareas.

¿Se puede obtener indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral? La respuesta es sí. Aunque el perjudicado haya acudido a su trabajo después del accidente, puede solicitar indemnización si hubo lesiones y gastos. La baja laboral no es imprescindible para tener derecho a indemnización.

La Ley así lo entiende. La situación de la víctima con respecto a su trabajo no es condición reconocida por el Baremo de Tráfico para determinar si corresponde o no indemnización. Las indemnizaciones previstas en la Ley cubren daños a personas que trabajan fuera del hogar y a las que no, por lo que nunca tendrán baja laboral formal.

¿Qué daños compensa la indemnización por accidente cuando no hay baja laboral? Se indemniza a la víctima por una variedad de daños, como los días del proceso de curación, gastos médicos, las averías y daños del vehículo, las secuelas físicas o psicológicas, entre otros, aunque no hayan implicado una baja laboral.

Sin embargo, la existencia de baja laboral incide en la determinación de la cuantía de la indemnización que corresponde a la víctima.

¿Qué se debe tener en cuenta para reclamar indemnización cuando no hay baja laboral?

La indemnización es una compensación que se paga a la víctima por las limitaciones y daños provocados por el accidente. El punto de partida para calcular la indemnización es atender a las limitaciones en las actividades esenciales y específicas que surgen a partir del siniestro.

En términos generales, una persona puede sufrir daños que la ley considera muy graves que provocan pérdida total de autonomía personal para realizar las actividades básicas de la vida.  Este es el tipo de daños por el que se recibe mayor compensación.

A partir de este daño mayor, la escala descendente reconoce perjuicios graves y perjuicios moderados. En ambos casos, si bien hay pérdida de autonomía, esta es temporal y no afecta definitivamente a las actividades esenciales. El resto de los días que la víctima pasa recuperándose, se consideran de perjuicios temporales básicos.

En todos los casos, la baja laboral no condiciona el derecho a la indemnización, aunque sí que puede reducir el importe indemnizatorio a percibir..

¿Cómo se reclama la indemnización por daños ocasionados por un accidente de tráfico cuando no hay baja laboral?

Los perjuicios muy graves, graves, moderados y hasta la mayor parte de los perjuicios básicos requieren de baja laboral. Es poco frecuente que una persona que pierde su autonomía, aunque sea temporalmente, pueda desempeñar su trabajo como lo hacía habitualmente, pero es posible dependiendo del tipo de trabajo que desarrolle o incluso en los casos en los que se encuentra desempleado.

Pero hay situaciones en las que la persona puede seguir trabajando. Si reúne los requisitos necesarios, recibirá la indemnización que le corresponde. ¿Cuáles son estos requisitos?

En primer lugar, deben existir lesiones que hayan sido producidas por el accidente. Además, pueden existir gastos derivados de esos daños.  Es importante probar que esos daños fueron consecuencia del siniestro.

El informe pericial del médico es imprescindible. El él, el profesional que valoró y cuantificó las lesiones detallará qué tipo de daños sufrió la víctima.

Para determinar la cuantía de la indemnización es fundamental la intervención de un abogado especialista en tráfico. El profesional analizará los daños atendiendo a lo que dispone el Baremo de Tráfico y podrá establecer relaciones entre su contenido y los daños que sufrió su cliente.

¿Qué se incluye en el cálculo de la reclamación de indemnización sin baja laboral?

Para estimar la indemnización, se deben considerar todos los daños y perjuicios que la víctima sufrió a raíz del accidente de tráfico.

Por lo tanto, hay que incluir:

Perjuicio temporal básico

El perjuicio temporal básico es el daño que tuvo la víctima de un siniestro por el hecho de haberlo sufrido, aunque sea leve.  Aun si no requiere baja laboral, la víctima de un accidente de tráfico puede necesitar únicamente seguir tratamiento básico rehabilitador.

Estos daños forman parte de la indemnización. El baremo a 2024 establece que se deben pagar 37,06 euros por día. Los días se cuentan a partir del accidente y hasta que el perjudicado es dado de alta por curación o por estabilización de las lesiones.

Perjuicio personal particular

El accidente puede haber provocado en la víctima incapacidad para realizar una parte de su trabajo habitual. A efectos de la solicitud de indemnización, en este caso se considera que existe un perjuicio personal particular moderado.

La persona puede continuar con su trabajo y no requerir baja laboral. La compensación económica es mayor que la del perjuicio básico, pudiendo ir desde los 64,24 euros por día hasta los 123,55 euros en los caos más graves.

Perjuicio patrimonial

El perjuicio patrimonial es el concepto que reúne las consecuencias que los daños provocaron en las ganancias y en el patrimonio de la víctima. Incluye el daño emergente, el lucro cesante y todos los gastos generados por los bienes dañados, incluido el automóvil.

Por tanto, se deben incluir los gastos de asistencias sanitarias y productos de apoyo que necesite el lesionado hasta su estabilización o curación. También las pérdidas o disminución temporal de ingresos que provengan de su trabajo. Este último aspecto es muy aplicable a los autónomos, que, por la naturaleza de su trabajo, tienen una específica baja laboral.

¿A quién se reclama la indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral?

La reclamación se presentará a la compañía aseguradora del responsable del accidente. Se le hará llegar la carta solicitando la indemnización y detallando la situación.

Es necesario adjuntar el informe pericial médico y todas las certificaciones que demuestren los gastos de toda índole que justifiquen la cuantía solicitada.

En un plazo no superior a 3 meses, la compañía de seguros debe responder con la oferta motivada. En esta respuesta aceptará la reclamación, la rechazará o realizará su propia propuesta.

En caso de que la respuesta de la aseguradora no resulte satisfactoria, el perjudicado puede presentar su demanda judicial en el Juzgado correspondiente.

Para solicitar una indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral es muy necesaria la intervención de un abogado especialista en tráfico.  Las aseguradoras suelen usar el hecho de que no hubo baja laboral para minimizar las lesiones y los gastos y reducir la cuantía de la indemnización.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu número y cualquier comentario que necesites y te llamaremos lo antes posible. Muchas gracias.

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Comentario

    Acepto los   términos y condiciones .